Antes de hablar de la bomba de concreto Putzmeister, hablemos del mismo concreto que es al fin y al cabo la materia misma que hemos inventado para la construcción de nuestros edificios y la gran ingeniería. Hay algunos que afirman que el concreto es la misma base de la civilización. Su manejo ha permitido construcciones cada vez más complejas que pasaron de las casas de adobe a la conquista de las nubes con los rascacielos.

Todo comenzó hace muchísimos años cuando el hombre decidió abandonar las cuevas y construir sus primeras casas. El primer material que utilizaron fue el barro que obtenían mezclando la tierra con el agua, después a ese barro lo mezclaron con paja, quizá por accidente, y se dieron cuenta que podían moldearlo mejor y que la resistencia aumentaba. Estábamos descubriendo el ingenio de manejar los materiales para construir nuestros edificios. Un poco después, los egipcios utilizaron piedra caliza triturada mezclada con yeso en la construcción de las pirámides.

Al ingeniero encargado de su construcción lo hicieron dios Imohtep. Obviamente esta mezcla era aún mejor que la de los primeros hombres con sus arcos y sus flechas. Pero el concreto como tal aún no hacía su aparición.

Fueron los griegos y los romanos quienes perfeccionaron las técnicas heredadas y copiadas de los egipcios. Con sus mejoras pudieron construir una red hidráulica de acueductos y drenajes para soportar las dimensiones de sus ciudades. También construyeron grandes edificaciones como el Coliseo romano. Durante la Edad Media muchos de estos conocimientos no sobrevivieron o vivieron en un enclaustramiento religioso. Las construcciones básicamente se enfocaron a la construcción de edificios hechos con grandes piedras.

El concreto es una materia compuesta que forma una piedra artificial que se hace con arena, grava, agua y cemento. Este cemento hizo su aparición oficial hasta principios del siglo XIX, hace sólo doscientos años. Un precursor inmediato fue la cal hidráulica que fue utilizada en la restauración de faros ya que “resistía” al agua. Pero el descubrimiento principal lo logró Joseph Aspdin quien al fabricar un mejor mortero que uniera de manera más firme a las piedras decidió calcinar una mezcla de piedra caliza molida con barro.

A este proceso lo patentó como cemento Portland.  Con el cemento ya en la industria y en el mercado, no pasó mucho tiempo para que se construyeran los primeros rascacielos con concreto reforzado.

A mediados del siglo XX fue fundada en Alemania la Putzmeister Company, la cual en 1967 estrena el primer camión bomba de concreto, el cual funcionaba con un par de pistones para bombear el fluido hacia la obra. Poco a poco se fueron añadiendo otros aditamentos que hicieron de la bomba empotrada en camión la maquinaria necesaria para el vertido del concreto. Un brazo articulado llamado pluma requirió que por el lado de la robótica y la hidráulica también hubiera avances.

Ya como tal lo encontramos en los ochentas y Putzmeister durante sus 60 años en el mercado ha roto infinidad de marcas siendo la que ha llegado a un bombeo de concreto mayor con un alcance de 310 metro verticales y 600 horizontales. La pluma de bombeo más larga también pertenece a la empresa siendo la 63z la que ganó ese honor en 2007.

En la industria de la construcción sabemos que la maquinaria si no lo es todo es casi todo, con ella los costos se reducen y el trabajo sin duda de agiliza. Pero por otro lado los materiales que manejamos en la industria son delicados o a veces están expuestos a cambios climáticos que pueden afectar en su funcionamiento. Por ello daremos unas pequeñas recomendaciones para que pueda obtener un mejor resultado en el vertido del concreto.

Una bomba de concreto Putzmeister nos permite hacer más eficiente el trabajo del colado. Para ello una bomba con un flujo constante y un alcance amplio nos permitirá trabajar casi en cualquier parte para librar los accidentes del terreno donde se esté construyendo.  La colocación del concreto también puede estar expuesta a accidentes que podrían fácilmente evitarse si se siguieran ciertas recomendaciones.

En el colado son básicamente tres cosas las que tenemos que evitar: los retrasos, la segregación y los desperdicios. La mezcla de estos tres defectos podría ser peligrosa en cualquier proyecto.

Para evitar los retrasos antes que nada tenemos que anticiparnos a ciertos eventos, por ejemplo si la zona es muy calurosa o con grandes vientos, esto provocará que la mezcla se seque rápidamente o pierda humedad. Para ello nunca agregue agua a la mezcla porque no recuperará su fluidez original, lo que puede hacer es agregarle un aditamento súper plastificante. La segregación pasa cuando los elementos gruesos, finos y la pasta del cemento se separan. Esto puede suceder en cualquiera de las partes del proceso, mezcla, transporte, vaciado, etc. Su aparición significa que el concreto tendrá poca firmeza y menor durabilidad.

bomba de concreto Putzmeister

Para ello se recomienda que en el vaciado se vierta con una bomba de concreto Putzmeister lo más cerca de la posición final; comenzar desde las esquinas o en las pendientes desde el nivel más bajo y no exceder de 1.20 metros la altura del vaciado, si esto no es posible, utilizar canaletas. Por último el desperdicio, para ello tenemos que planear muy bien el recorrido del lugar de la mezcla al lugar del vaciado, evitar golpes o vibraciones excesivas. Durante el vibrado, eliminaremos grandes cantidades de aire que en el vaciado se formaron y por ello es necesario hacer vibrar la mezcla para lograr una mejor compactación.

Siguiendo estas recomendaciones el vaciado en su proyecto no presentará mayores problemas y la calidad resultante será la mejor y la más óptima.

La bomba de concreto Putzmeister le garantiza que el colado se hará sin problema alguno pues con el alcance y el flujo constante que suministra aportará ventajas que cualquier compañía agradecerá.