En el acelerado y complejo mundo en el que vivimos, muchas veces olvidamos que todo en realidad está conformado de cosas más sencillas, y que en realidad son estas cosas sencillas las que se combinan para crear los objetos con los que no maravillamos día con día. Hoy te invitamos a que te maravilles con la sencillez del principio detrás de una máquina tan pesada y útil como lo es un camión de volteo. Estos camiones son tan indispensables en la industria de la construcción y el transporte de materiales, que damos por sentado su existencia, como si simplemente hubieran estado ahí desde siempre.

camión de volteo

Primero que nada, es importante entender qué es una máquina simple: un mecanismo que ayuda a aumentar la fuerza ejercida sobre un objeto, disminuyendo el esfuerzo necesario para llevar a cabo tareas pesadas. Estas máquinas han sido empleadas desde que el hombre comenzó a caminar erguido, pero fue hasta el siglo III a.C. que el físico griego Arquímedes comenzó a estudiar su funcionamiento. Existen seis clasificaciones básicas para las máquinas simples: la palanca, la polea, el tornillo, el plano inclinado, el torno y la cuña. Cada una de éstas puede ser utilizada para levantar, unir, separar o trasladar objetos de una forma sencilla y efectiva.

Ejemplos de usos de estos sencillos artefactos incluyen la polea para sacar agua de los pozos, o mejor aún, el torno, pues el segundo permite enrollar la cuerda alrededor de un tronco, mientras que en la polea la cuerda queda suelta y es más complicado controlarla. Una cuña se puede usar para separar objetos, ya que su forma le permite ejercer fuerza en dos sentidos opuestos de manera uniforme. Por su lado, el tornillo se encarga de unir elementos, ya que su forma de rosca le permite avanzar a través de un material cuando se le da vuelta, y esa misma rosca impide que se salga de su lugar tan fácilmente. Por su parte, el plano inclinado y la palanca permiten desplazar objetos reduciendo la cantidad de esfuerzo necesario para hacerlo.

En un camión de volteo son precisamente estas últimas dos máquinas las que entran en acción: la palanca y el plano inclinado. Una palanca se coloca debajo de la caja del camión, y cuando se activa, eleva un extremo del camión para situarlo en una posición inclinada. Entonces entra en escena el plano inclinado, el cual ha sido formado gracias a la elevación generada por la palanca. Una vez que la inclinación de la caja alcanza un ángulo determinado, el contenido de la misma caerá por efecto de la gravedad. Esto ahorra horas de trabajo y toneladas de esfuerzo humano, ya que hace que no sea necesario acarrear manualmente el contenido de la caja para vaciarla.

Por esas razones, este tipo de camiones se pueden considerar de uso rudo, son específicamente útiles para la transportación de materiales de construcción, para retirar escombros del lugar donde se va a construir, vaciar tierra para aplanar el terreno y asegurar que los cimientos sean sólidos, y en general para mover de un lado al otro materiales pesados que no requieran un trato delicado. Uno de estos camiones, por ejemplo, no sería recomendable para transportar electrodomésticos. Si bien un plano inclinado puede proveer de una plataforma cómoda puede facilitar cargar y descargar las cosas, un camión de volteo está diseñado para que la inclinación de su caja sea pronunciada y sea la gravedad la encargada de vaciar el contenido. Por su gran funcionalidad y capacidad de carga, este es un equipo que no puede faltar en ningún proyecto de construcción, y en Maquinaria Pesada CSF nuestro objetivo es ayudarte a encontrar el ideal para ti.

No se puede negar que para la existencia de un camión de volteo es necesaria la existencia de las máquinas compuestas, aquellas que combinan dos o más máquinas simples para conseguir llevar a cabo funciones más complejas. El solo motor del camión es en realidad un montón de máquinas simples dispuestas en diferentes combinaciones que ya en conjunto consiguen que las ruedas del camión avancen, giren, frenen y retrocedan según el operario manipule los controles del mismo. Pero en este artículo son los principios más fundamentales de la maquinaria lo que nos atañe, esa característica sin la cual el aparato completo no tendría bases para existir. En realidad, muchas de las máquinas empleadas en la construcción tienen de base una máquina simple. Una grúa, por ejemplo, no es más que un sistema de poleas; una retroexcavadora emplea palancas para levantar escombros; y una perforado no es más que un poderoso tornillo capaz de abrirse paso por el suelo verticalmente.

camión de volteo

No importa el tamaño de tus necesidades, si necesitas un pequeño camión, uno grande, o varios pequeños, en Maquinaria Pesada CSF encontraremos el camión de volteo que mejor se ajuste a lo que estás buscando. Asimismo, si ya tienes claro tu proyecto pero aún no estás seguro del tipo de maquinaria pesada que requieres, nosotros podemos asesorarte con mucho gusto, para que las especificaciones técnicas del equipo que compres sean las más convenientes para tu empresa. Nuestros 10 años de experiencia y más de 6000 mil clientes satisfechos son evidencia del compromiso que tenemos para brindar un buen trato, eficiencia durante todo el proceso de venta, y óptimas condiciones en los equipos que entregamos. No dudes en ponerse en contacto con nosotros para recibir información sobre la variedad de maquinaria pesada que ofrecemos. Estamos para servirte.