El concreto sin duda ha sido uno de los materiales más importantes en la historia de la humanidad, pues con él se ha creado y construido la gran sociedad moderna en la que hoy vivimos.

La construcción es una de las actividades más antiguas que el hombre ha desempeñado, algunos incluso aseguran que la historia del concreto es casi nuestra historia como civilización, pues el descubrimiento y creación de este material surgió a partir de nuestra necesidad de tener espacios físicos grandes y resistentes para refugiarnos, asentarnos y vivir.

Con el paso del tiempo también surge la necesidad de mejorar los procesos de construcción y por ello surge la maquinaria pesada, vehículos, máquinas y equipos cuya función básica es la de facilitar las tareas de construcción, sobre todo cuando se trata de grandes edificaciones. Una de estas máquinas que se han creado es el camión dosificador concreto.

Camion dosificador concreto

Pero regresemos un poco a la historia. El primer acercamiento a un material que pudiera endurecerse y ser utilizado para la construcción se dio en Egipto, donde se utilizaba el mortero, una mezcla de arena con agua, cal y otros materiales para hacer una mezcla pegajosa que se endurecía al secarse. Esta mezcla se utilizaba para unir bloques de piedra y lozas, materiales que terminarían por conformar las asombrosas pirámides y construcciones egipcias.

Con el paso de la historia, el uso del mortero y mezclas similares con diferentes materiales se siguió llevando a cabo, algunas mezclas fueron mejores que otras, más resistentes y fuertes, pero en realidad cada una se utilizaba dependiendo de las necesidades que los constructores tuvieran.

Tuvieron que pasar siglos, milenios incluso, para que en Europa, específicamente en Inglaterra, se comenzara a preparar y utilizar una mezcla de cal con arcilla y agua que se dejaba secar y se calcinaba para después molerse. El polvo resultante es el antecedente directo de lo que hoy conocemos como cemento.

Con el paso del tiempo, el proceso de producción del polvo se fue perfeccionando hasta crear el producto que hoy en día conocemos y que se utiliza en las diferentes obras, junto a otros materiales, para la construcción de casas, edificios, monumentos, calles y demás edificaciones.

Pero de la misma forma en que los materiales, el cemento y las mezclas para construir fueron cambiando y siendo perfeccionadas, lo mismo sucedió con el camión dosificador concreto y otros tipos de maquinaria pesada que hoy conocemos.

Fue incluso antes de la creación del cemento que algunos ingenieros, también ingleses, tuvieron la idea de premezclar en una máquina los materiales para después utilizar la mezcla ya hecha en la obra. Esta idea se fue desarrollando hasta que se diseñó y desarrolló la primera planta mezcladora en Inglaterra.

La máquina fue tan efectiva y útil que se comenzaron a construir más en otros países como Alemania, Estados Unidos, Dinamarca, Suecia, Australia, Sudáfrica, Finlandia, entre muchos otros países, sobre todo de Europa.

Estas máquinas también se fueron mejorando y perfeccionando con el paso del tiempo, sin embargo, aún se tenía el problema del traslado de la mezcla. Por fortuna, no pasó mucho tiempo para que otro gran ingeniero tuviera la idea de diseñar y desarrollar una planta mezcladora mucho más pequeña que pudiese ser montada en la parte trasera de un camión para ser trasportada a donde se realizaría la obra.

Esto fue un gran avance, pero aún no era como tal un camión dosificador concreto como lo conocemos hoy, pues este vehículo se utilizaba solo para trasportar la mezcla y esta se descargaba o vaciaba de manera directa y en masa, sin control. La dosificación la hacían los trabajadores.

Al vaciar una cantidad tan grande de mezcla se tenía que trabajar muy rápido para evitar que se endureciera el concreto, pero en algunas ocasiones esto no era tarea sencilla. En consecuencia, la necesidad de tener un mecanismo en la máquina para que no se vaciara la mezcla por completo fue creciendo.

Más temprano que tarde, se agregó al vehículo, en la parte de la planta contenedora y mezcladora un orificio (a veces más) con un canal a través del cual se liberaba el contenido de manera gradual, lo que solucionaba el problema del vaciado de la mezcla.

El resto de aplicaciones y mejoras fueron prácticamente detalles. Se han agregado motores, medidores, reguladores, tornillos sinfín, diversos mecanismos y herramientas para facilitar todavía más el trabajo de construcción.

Hoy en día, el camión dosificador concreto que conocemos es muy moderno, tiene controladores y mandos muy precisos y específicos, hay de diferentes tamaños, capacidades y con funciones variadas. En general, la mayoría funciona de la misma forma: se vierte en el contenedor el concreto premezclado directamente de una planta, el contenido se transporta al lugar de la obra y la mezcla se vierte al activar el mecanismo del contenedor.

El tornillo sinfín es la pieza fundamental, pues al girar es la parte de la máquina que dosifica el vaciado. La cantidad de mezcla que se vierte depende del tamaño y la velocidad del tornillo sinfín, lo cual se ajusta con base en las necesidades que los ingenieros y trabajadores tengan y el tipo de construcción que se esté llevando a cabo.

Camion dosificador concreto

Uno de los activos más importantes para la construcción de cualquier tipo de edificación u obra es el concreto, por ello es sumamente importante la correcta administración, gestión y dosificación de este, lo que hace que un vehículo que tenga la función de contener, trasladar, administrar y dosificar la mezcla sea igual de importante.

Es por ello que en Maquinaria Pesada CSF ponemos a la venta diferentes modelos de camión dosificador concreto y todo tipo de maquinaria para la construcción. Somos una empresa especializada en la compra y venta de maquinaria pesada usada. Sí, usada, pero de gran calidad, equipos con una alta funcionalidad, con gran duración y en perfecto estado.

En Maquinaria Pesada CSF llevamos trabajando 10 años en el mercado y hemos contado más de 6,000 clientes que han quedado satisfechos con nuestros servicios, pero sobre todo con nuestros equipos.

Este es nuestro mejor respaldo: la satisfacción total de nuestros clientes gracias a la excelencia, funcionalidad y calidad de nuestra maquinaria pesada.